miércoles, 12 de marzo de 2008

orden



Yo tenía unos 12 años y mi profesora, una monja de toca y babero almidonado, puso en la pizarra "EL ORDEN CONDUCE A DIOS", era Cuaresma, y yo sentí como un terremoto interior y me dije "ahí, ahí está mi problema" y desde entonces empezó mi batalla, orden en mi casa,en mi escritorio, en mis libros,en mi vida social, en mis estudios, en mi vida interior.......fracaso total.

Cuando cumplí .......ta años, me resigné y me dije: "Bueno, si no puede ser orden, al menos stop al caos", y vuelta a comenzar, ya había madurado y me conocía algo a mi misma, así que me puse metas pequeñas, colocar las llaves en el mismo sitio, amontonar libros en la misma mesilla......., fracaso semi total.

Ayer, andaba paseando por los blogs, aprendiendo, y me encuentro una entrada estupenda (http://hadasita.blogspot.com/ ) que dice que su propósito es el orden y lo califica de "pequeño propósito". No hay derecho, un poco de caridad con el prójimo; al menos, si dices eso, pon el libro de instrucciones.

Sería estupendo que existiera una fórmula de como ordenarse a si mismo.

Pero si soy así, por algo será. Se me ocurre que, a lo mejor, el orden conduce a Dios por una autopista y el desorden conduce también a Dios, pero trocha arriba.

Si me vuelvo a encontrar a mi profesora, se lo preguntaré, me importa mucho su opinión, es lo que tenían las maestras de antes, que se las respetaba y le marcaban a uno de por vida.

11 comentarios:

Altea dijo...

Ja, ja! Acabas de consolarme un montón. Para mí el orden es un caballo de batalla de por vida. "Cuidao" que me invento sistemas. Todo inútil.

rich dijo...

Para mi no es el ser ordenado lo que conduce a Dios, es más bien el esfuerzo por ser ordenado el que conduce a Dios.

Por eso cuesta tanto... :-)

Ana dijo...

Hola María!

Te digo algo, creo que tu maestra no tenía razón. Pero su enseñaza suena típica de madre superiora de colegio. He ido a colegios religiosos el tiempo suficiente como para pensar en que nunca enviaría a mis hijos a ellos!

Yo hago esfuerzos por ser ordenada, sólo así logro serlo. Y en realidad mi principal premio por ser así no es acercarme a Dios, sino simplemente equilibrarme con un marido que es un quilombo andante! Sabés lo que sería mi casa si yo también fuese caótica?!

Beso grande!

Hilda dijo...

Pues si por orden entiendo mantener mi casa y sobre todo mi cuarto ordenado y limpio, ya estuvo que no me fui al cielo jajaja
Si por orden entiendo llevar una vida recta, entonces ahí si tengo chance (oportunidad)
saludos desde México. Hilda

Alemamá dijo...

De acuerdo con Rich cuando dice ésto:"Para mi no es el ser ordenado lo que conduce a Dios, es más bien el esfuerzo por ser ordenado el que conduce a Dios."
Es el amor que ponemos en el esfuerzo de levantarnos y recomenzar lo que le agrada a Dios y eso en todos los campos.
Un abrazo grande, ¡que gusto conocerte!

Mariana :) dijo...

Tu tranqui, eso del orden a todos nos cuesta trabajo.
Yo creo en el "orden dentro del caos" y es que cuando uno es universitaria y tiene un montón de hermanos es difícil conservar algo en su lugar y más que en la casa casi todo se comparte.

Cuando estaba en primaria la consigna del primer mes de clases era "Orden", y decían que era lo primero que había que aprender... Después venía "Fortaleza", "Autodominio" y "Amistad"

Saludos

Ps- Seguro quedó lindísimo el dibujo de tu nieto, y más lindo el mensaje que puso...

maria jesus dijo...

Ya he descubierto que los comentarios se contestan aquí. Perdon a todos los que os habeis molestado en escribir y no habeis recibido contestación.
Altea, a mí me pasa lo mismo.
Rich, efectivamente, pero tambien hace la vida más agradables que yo quisiera que me devolvieran el tiempo que he perdido buscando llaves y gafas.
Ana, hay que ponerse en la epoca y en la mentalidad. Yo guardo un magnifico recuerdo de mi colegio, pero a mis hijos no los he mandado a colegios de monjas.
Imagínate la mía con nueve hijos, de ahí mi batalla.
Hilda, en todo, hija, en todo, hasta en el ordenador, que ni ahí lo consigo.
Alemamá, para mí tambien es una alegría conocerte, no sabes la ilusión que me hace que alguien me lea.
Mariana, te voy a contar una anecdota: Uno de mis hijos se fué a Alemania de Erasmus y la primera semana se bebió en dos días una caja de cocacolas, despues se dió cuenta de que nadie se las iba a quitar y le duraban semanas. Es lo que tiene ser el quinto de nueve.
Gracias a todos por vuestros comentarios. Un abrazote

Hilda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hilda dijo...

Hola Ma. de Jesús, ¿así que apenas descubriste lo de contestar comentarios a los que dejan palabras en tus post? disculpa, no es burla es que me causó mucha simpatía, porque pensé que era la única que le iba agarrando poco a poco el sentido a los blogs. ji ji Estas cosas de la tecnología, verdad? y yo que según mis alumnos debí haber aprendido a escribir con mazo y piedra jajaja

A ver el orden es en todo??? segura??? jajaja, estoy frita, jajaja
saludos afectuosos desde México. Hilda

p. d. Ana, hay de todo, yo no fui a un colegio de monjitas sin embargo trabajo en uno y pensaba igual hasta que las conocí a ellas porque son geniales, hay de todo en la viña del Señor ji ji

Kim Basinger dijo...

¿Te has parado a pensar, que si en tu desorden encuentras orden, es que ese es tu orden y no te hace falta nada mas?
Ya se que a veces hay que buscar mucho, pero eso nos pasa a todos.

Hadasita dijo...

Aquí tienes mi respuesta:
http://hadasita.blogspot.com/2008/03/orden-ii.html

Hadasita.