viernes, 13 de marzo de 2009

Hermanitas de los pobres

Vienen a mi casa una vez al año, desde hace muchos años, para pedir para sus ancianos. Hoy han estado y hemos charlado un rato:

.

Me han contado que ellas son las que piden por las casas, que hay mucha gente que se acercan a conocer su residencia, ( en Madrid estan en la calle Almagro nº 7 ) que les llevan ropas y ellas las clasifican; las que estan bien las utilizan los ancianos; las que estan regular tienen un mercadillo donde por un euro se pueden comprar y las que estan imposibles se las lleva todos los meses un trapero que les da ciento cincuenta euros por el lote, y ese dinero lo mandan a las misiones.

.

Todo se aprovecha, esos santos de las casas antiguas, los cuadros que nadie quiere, todo lo que les llevan, se arregla, se restaura y se utiliza.

.

Cuando se iban, les he pedido que recen por mi familia y muy contentas me han contestado que el 11 de Octubre el Papa canoniza a su fundadora, Juana Jugan ( http://www.historiadelaiglesia.org/2009/02/el-papa-anuncia-la-canonizacion-de.html )

.

que el milagro para la canonizacion ha sido la curación total de un cancer a un enfermo desahuciado, y que su fundadora siempre les pedia que rezaran por sus benefactores, así que no tengo que preocuparme, van a rezar por mi; pero me han aconsejado:" encomiendese usted a nuestra madre que a nosotras nos hace poco caso y a ustedes mucho".

.

Sinceridad ante todo. He buscado una oración y por si a alguien le interesa:


"Jesús la espera en la capilla.Vaya a visitarle cuando se encuentre agotada de fuerza y de paciencia.Dígale...Tú sabes lo que me pasa,mi buen Jesús.Solo te tengo a tí.ven en mi ayuda.Después vaya tranquila sin inquietarse sobre como hacer.Basta que se lo haya dicho a Jesús.El tiene buena memoria"
.(Juana Jugan)


9 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

¡Si supieramos la fuerza de la oración nos quedaríamos, no sé que decir, pues creo que no estamos preparado para poder asimilar, ni asumir tan extraordinario misterio.
Nuestro PADRE DIOS está pendiente de nosotros en todo lo que nos sucede y, a pesar de que no lo entendamos, ÉL aprovecha toda circunstancia y acontecimiento para nuestro propio bien.
Saludos.

(sin número) dijo...

Me alegro haberte leído esta entrada, porque aunque había oído hablar mucho y muy bien de las Hermanitas de los Pobres, no sabía qué es lo que hacían, aparte de cuidar ancianos. Me alegro. Un saludo

Inés dijo...

Apunto la dirección.Siempre es bueno localizar a quienes están dispuestos a rezar por una.Un beso

AleMamá dijo...

Buen consejo ha dado la fundadora: así es

Luisa dijo...

Sigo sin poder meterme contigo.Me estás fastidiando con tus post,tan buenos,tan sensatos,tan profundos.Qué se le va a hacer.

Quiero mucho a las Hermanitas de los pobres.Colaboro con ellas desde no sé cuando.

Mi bisabuela vivía frente a una de sus casa y la llevabamos a pasar el día para que estuviese acompañada mientras mis abuelos andaban en sus tareas. Ella les quería mucho y nos transmitió ese cariño y respeto.

Mi sobrina mayor de 24 años, ayuda como voluntaria en una de sus residencias y está feliz de poderles ser útil.

Son muchas las necesidades de estas mujeres-heroicas-así que animo a todo el mundo a contactar con ellas.Cualquier ayuda es poca y cualquier ayuda es buena.

Besos Marichus

Fran dijo...

Qué poder tiene la oración.
Me gustó mucho tu entrada anterior.

María Angélica dijo...

Me gustó esta entrada. No conocía la obra de las Hermanitas de los pobres, y sobre su fundadora menos.
Bien merecida su caconización.
Gracias por esa oración, ahora que se necesita ya que en Chile hay un niño de 11 años que agoniza esperando por un corazón nuevo, se llama Felipe Cruzat y pido, a quien quiera ayudarme, a orar por él.
Un abrazo fuerte.

almena dijo...

Cómo admiro su obra grande con recursos tan pequeños...

Un abrazo!

mar dijo...

Decir que en Madrid hay otra Casa en la Calle Doctor Esquerdo, 49. Y que conocer esta Congregación es una maravilla, la labor de las hermanitas es muy valiosa para los ancianos que viven con ellas y para todos los que tenemos contacto con ellas.