miércoles, 4 de junio de 2008

Mi personaje inolvidable


Es el título de una sección que tenía una revista que desde tiempo inmemorial ha estado siempre en mi casa, y sigue estandolo, en las estanterias que hay en los cuartos de baño.
.
Contaba las personas que por una razón u otra habian sido importantes en la vida de alguien. Generalmente no eran familiares y a lo mejor la relación que había existido había sido mínima, pero eran personas originales, buenas, sabias u oportunas.
en la cocina
Me he puesto a pensar en mis personajes inolvidables y tengo tantos que, o bien tengo una memoria de elefante, o soy una persona privilegiada. Como me de por escribir sobre ellos tengo para una buena temporada, pero no voy a abusar, solamente los sacaré en épocas de sequías imaginativas.
.
Mi personaje de hoy se llamaba Abselan y era,( en aquella época no nos preocupaba lo políticamente correcto,) el moro de los huevos, suena fatal, pero así se llamaban a los marroquíes que traían huevos frescos a las casas desde sus kabilas.
. encuentra
Abselam llegaba a mi casa y se sentaba en la cocina, se le servía un té con yerbabuena ( la chica también era marroquí), se lo tomaba y entonces, mientras iba mirando los huevos al trasluz para elegirlos bien frescos, filosofaba , aconsejaba y conseguía reunir a toda la casa.
.-Mohamé (una manía de entonces era llamar a todos los marroquíes, Mohamé)
.-Siñora, mi padre mató un cordero para ponerme Abselam.Decía pacienzudo
.-¿Que tal tu hijo?
.-Sigue intentando. Si un hombre busca agua y cava aquí y luego aquí y luego aquí no encuentra agua, pero si cava y cava y cava en el mismo sitio al final encuentra.
.- O asoma la cabeza por Australia.
.
Una vez me pescó en la playa bañandome con un levante horroroso
.-Ninia, que la mar está llena de valientes.
.
Podría contar cien cosas de él. Un consejo que me dió que siempre me ha servido "Tu respeta, ninia, que si tu respeta, nadie falta respeto tú".
.
Hace unos años me encontré a su hijo en una ciudad andaluza, estuvimos charlando y me contó que vivía aún en su kabila, que no había querido venir a vivir a España, que todo el mundo le respetaba y le cuidaba, que no quería nada más que vivir como había vivido siempre; y me lo contaba un tanto disgustado porque él había seguido cavando en el mismo agujero y ya hablaba español perfectamente y era médico y le hubiera gustado corresponder con su padre y darle un montón de cosas que él no quería.qu personaje de hoy se llama
Me he puesto a pensar

14 comentarios:

Ana dijo...

Yo tengo muchos personajes inolvidables. Me trajiste gratos recuerdos!

Marta Salazar dijo...

"en las estanterias que hay en los cuartos de baño", me encanta la buena lectura a la hora de... de ir al baño...

entrañable y reconfortante relato, gracias x contarnos algo positivo de los árabe en España, la verdad en que en la blogósfera española leo sólo terribles diatribas en su contra (alguna vez que los he defendido, me han llamado dhimi) y no puedo creer que tengan la razón,

entre otras cosas, porque yo vivo en medio de árabes (40% de la población, joven) y no les veo ningún problema, por el contrario.

Tengo un libro muy antiguo para niños en mi casa, se lllama "Cuentos españoles" y todos los cuentos son árabes, de sabiduría árabe.

Te confieso que algunas cosas no las entendí... qué es una kabila?

el hijo, se quedó en sus tierras?

Besos y gracias!

Mary dijo...

QUE LINDO CUANTOS RECUERDOS MOVISTE EN MI ¡
PASE A CONOCERTE ¡
VOLVERE¡

zocadiz dijo...

En la vida siempre hay personajes que marcan, que dejan huella. Removiste grandes recuerdos.
Las personas humildes son las más sabias.

P.D. te he dejado un premio en mi blog. pasa por él. :)
nos leeremos.

maria jesus dijo...

Ana, me alegro de haberte recordado gente agradable. Cuidate.
Marta: en mi casa hay estanterias por todos lados, incluido el cuarto de baño.
Yo so del norte de Africa, Ceuta, en la frontera con Marruecos y conozco muy bien a los arabes, que simplemente son otro mundo distinto al nuestro y dificil de comprender, aunque, en mi opinion se debía de respetar, de la misma manera que debiamos de hacer respetar lo nuestro.
Una kabila es un pueblecito en mitad del campo, donde la gente tiene hambre y mata un pollo, no hay nada, nada mas que campo y viviendas, para comprar o vender tienen que trasladarse andando o en esos borriquitos pequeños. Los dias de mercado en los pueblos hay una zona de aparcamiento de burros.
El hijo tenia dificultades para estudiar en España por el idioma, pero las superó y estudió medicina con becas en Granada, ahora es español y vive en España, pero en sus vacaciones va a Marruecos y atiende y opera gratis a todo el que quiere.
Zocadiz gracias por el premio.
Bienvenida Mary

Mariana :) dijo...

¿Qué es kabila y dhimi?

Acá no hay muchos árabes, pero me gustaría conocer a alguno!!

Hay mucha gente valiosísima en el mundo, yo tengo el beneficio de vivir con varios.

¡Muchos saludos!

ps- Me encantó la frase de "tu respeta"

LUISA dijo...

Pues a mi esa Revista me gust mucho. Antes estabamos suscritos. Cuando ese chollo se me acabó, dejé de leerla. Ahora me la regalo cuando tengo que hacer algún viaje que permita un rato de lectura.
Un beso.

Sergio dijo...

Abriste una puerta en mi memoria, gracias.

Benita Pérez-Pardo dijo...

También creo que los personajes inolvidables se merecen un libro y, si no es posible, al menos un post!

María Angélica dijo...

Muy entretenido tu recuerdo... una siempre tiene en la mente personajes inolvidables.
Pasa por mi blog que te tengo un merecido regalo.
Un abrazo.

Laurita dijo...

Espero que sigas presentándonos a muchos más personajes inolvidables.

besos

hna josefina dijo...

¡Me encantó!
Como Laurita, espero que sigas presentándonos a otros personajes inolvidables.
Te dejé una respuesta, sobre las letras de narices, en mi entrada 'el amor'.
Un abrazo!

Marta Salazar dijo...

increíble y edificante lo que nos cuentas del hijo!

gracias por explicar lo de la kabila!

fantástico que seas de Ceuta! me encantaría que nos contaras más!

abrazos fuertes!

Hilda dijo...

Linda historia. A mí también me gusta mucho esa revista, tengo particular aficción por los libros condensados.
Saludos cariñosos. Hilda