lunes, 9 de junio de 2008

El Poli


El Poli estaba siempre en la misma esquina, con su sonrisa de oreja a oreja, su pierna coja y sus kleenex. Dicen que hay una mafia de la mendicidad, una especie de patio del monipodio, que las esquinas se "compran" y que su precio varía según estén localizadas; no sé, pero él estaba siempre allí cuando pasaba en mi seiscientos cargado de niños ( !Que tiempos! uno se limitaba a abrir el coche y decir "todo el mundo adentro") y no pedía limosna, vendía kleenex, y cuando se había pasado bebiendo calimocho, los regalaba.
.
Yo lo adopté como mi kleenero particular, no puedo ayudar a todo el mundo, pero al que ayude, ayudado está, y a él le caímos bien
.-!Que chicos más guapos tiene!
Y si estaba bajo los efectos del calimocho
._ !Que guapos ceis, pero la que está buena de verdad es vuestra madre!
Y, las cosas como son, cuando una va siempre con restos de chocolate en el traje y oliendo a potito, la frase anima.
.
La moralista de siempre nos dijo:
.-¿Para que le dais dinero? No veis que se lo gasta en emborracharse?
Y el filósofo de siete años le contestó
.-Si tu tuvieras que trabajar en la calle hasta cuando llueve, a lo mejor también querrías beber vino.
.
Nos contó que vivía con su hermana, que trabajaba en la esquina para levantar algo la puchera hasta que le operaran la pierna que se la había quebrado y le había quedado mal.
.
En Navidad tenía la esquina como los antiguos guardias de la porra, con paquetes de dulces y botellas, a la gente les caía bien, y él, para adornar puso una rama llena de lazos.
.-Poli ¿Porque siempre te estás riendo?
.-¿Y porqué no me voy a reír, si estoy contento y tengo de to?

14 comentarios:

Mary dijo...

Que bonita vivencia nos has relatado , Cuantas historias hay detras de estas personas¡

saludos¡

Ana dijo...

Yo no sé si porque es Domingo o qué, pero me resultó una historia triste. Me pongo nostálgica los domingos!

Mariana :) dijo...

Me gustó esta historia.

Acá en México, los polis dan más desconfianza que seguridad.

Tienen fama de corruptos. En época navideña (diciembre) y de inicio de clases (agosto) se les ve paseando entre las filas de los coches para checar la estampa de la verificación y poner multas.

Y el tránsito parado, nadie lo dirige.

Les pagan poco y así encuentran forma de hacer dinero. Todo esto es un poco triste...

Pero no todos son así, debería de haber más como tu poli...

¡Saludos!

Sergio dijo...

Mi enhorabuena por criar filósofos de ese calibre.

nestor dijo...

Muchas gracias por dejar tu huella en mi blog y espero sigas viniendo. Yo también visitaré el tuyo y dejaré comentarios.
hasta la proxima.
un abrazo

Militos dijo...

Muy buena moraleja: ¡sí tengo de to!.
Un abrazo

zocadiz dijo...

Siempre que veo alguien mendigando me pregunto sobre la historia detrás de esa persona.
¿Qué habrán hecho en la juventud?
En fin, me gustó el final...

Alemamá dijo...

Creo que todos hemos adoptado algún personaje así. Aquí escribí sobre uno de los míos: El Mohicano
Sí, cada persona tiene su historia y sus pequeñas grandezas.
Saludos

Laurita dijo...

Buena explicación la de Poli: "estoy contento y tengo de tó". En cuanto al vino...un poquito de vez en cuando no le viene mal a nadie.

Te queda por contar la otra mitad de la historia: ¿¿Cómo te las arreglabas para meter a tanta gente en un 600??

Marta Salazar dijo...

es difícil el tema de la mendicidad, yo no les doy, salvo por excepción...

saludos!

Luna Carmesi dijo...

He visto que comentabas en el antiguo blog de RAyco...
Mira su perfil...
Puedes disfrutar de sus post en el otro blog que se llama Segunda Parte.

Saludos.

Jesús Sanz Rioja dijo...

En un 600 pueden caber hasta 50. Si son catalanes, echando un euro en el interior. Si son aragoneses, diciéndoles que no caben.

(Es broma)

icue dijo...

Leyendote siempre aprendo, gracias.
Con afecto y simpatia

maria jesus dijo...

Mary, si, era o es, una persona entrañable.
Ana , será porque es domingo, porque el es muy alegre y a veces se ponía alegrisimo.
Mariana, Poli rea su nombre, no es policia y en España pasa algo de lo mismo, "en todas partes cuecen habas" que decimos por aquí.
Gracias Sergio, mi filosofo ahora es ingeniero.

Bienvenido, Nestor
Militos, sonreia a la vida.
Zocadiz y Alemama, efectivamente, fueron niños y adolescentes ¿Que ocurrió? Asumo mi parte de culpa.
Laurita, el seiscientos era todo él un milagro;lo dejabas en la calle bajo cero y al día siguiente arrancaba, tenía cuatro plazas y yo he metido hasta diez personas, le pñonías gasolina y andaba, andaba, andaba
Marta, este no mendigaba, te vendia los kleenex al precio que tu querias, pero yo tambien pienso que el tema de la mendicidad es dificil, no sabes como acertar.
Luna, bienvenida y muchas garcias.
Jesús, muy bueno. ¿Sabes como meter 500 ingleses en una cabina telefónica? Diciendoles que no es suya.
Icue, muchas gracias por tu visita y tus palabras.