miércoles, 13 de febrero de 2008

Sillas

Tengo muchos amigos, parientes y conocidos que me dicen que entran a visitar mi blog casi diariamente pero que no dejan comentarios porque les es muy dificil. Como no me lo creo ni chispita voy a hacerles la prueba del nueve:

Compré en Ikea una mesa de cocina de seis plazas ampliables a ocho y seis sillas de color azul; al poco tiempo ví que eran insuficientes y volví a Ikea por más pero ( Mara, esto es uno de los inconvenientes de Ikea) ya sólo quedaban dos y rojas, porque las habian retirado. Me llevé las rojas con la intención de pintarlas de azul y las puse, provisional para toda la vida, en un lateral de la cocina, donde continuan.

Si alguien me vuelve a preguntar porque tengo dos sillas rojas en la cocina cuando las demás son azules, es que es un mentiroso y será castigado a pintarlas de azul y de paso a repasar las otras que estan bastante desmejoradas.

4 comentarios:

(sin número) dijo...

jajajaja qué buena idea. compra más sillas rojas...

Benita Pérez-Pardo dijo...

Siempre puedes decir que están reservadas a las autoridades!!

Altea dijo...

Jua, jua! Cómo me suena eso de que entren a leer y no comenten "porque no me sale, no sé qué hago, pero no lo consigo".

Nodisparenalpianista dijo...

Juajuajua, MAría Jesús, hoy te leo y ya me he aprendido que 1. la gente comprta sillas de colores por motivos muy raros y
2. ya que estamos, mejor comentar, que mola.
Un abrazo. Me gusta tu güep!!