lunes, 11 de febrero de 2008

Confidencias


-¿Y tú como volviste?
-Es que era como una necesidad, como si Dios no me dejara en paz con "eso se arregla confesandose".
-Es que hace tanto tiempo que creo que no sabría ni hacerlo.
-Pórque quieres hacerlo tan bien que es imposible, lo importante es que quieras cambiar, comprenderás que despues de 20 años has faltado a todos los mandamientos.
-!Ja, por Dios! !Yo no he matado a nadie!
-¿Y nunca le has dado un azotazo a un niño porque lo que ha hecho te ha puesto de mal humor?
-Pero eso pecado mortal no es.
-Ya, lo que tienes que hacer es decirle al cura "Padre hace veinte años que no me confieso, ayúdeme", y cuando recupere el habla, te irá preguntando pero sólo lo importante.
-No me decido, me da apuro.
-Olvídate del sacerdote, piensa que estás hablando con Dios que está deseando escucharte.
-¿Crees que veinte años se perdonan así? ¿Tan facil?
-Si hija, si. Como dice Mafalda.!Nos tiene una paciencia!

1 comentario:

(sin número) dijo...

No ha matado a nadie ¡faltaría más! Ya dijo que Jesús en el Sermón de la Montaña que no matarás no se refería sólo a matar: también quien se enfade con su hermano o lo insulte. Ya vemos, ni del quinto mandamiento nos escapamos.

Anímala mucho: no se si todo se arregla confesándose, pero una buena predisposición sí que te da, y encima desde la paz que te da estar en gracia

Un saludo, María Jesús