sábado, 1 de noviembre de 2014

Dia de difuntos




Hoy es día de difuntos.

Tengo una clienta que se ha quedado viuda hace poco. Viene a la hora que sabe que no suele haber nadie y se queda hablando conmigo; me cuenta de ese desgarro que siente que no la deja casi ni respirar y yo no se que decirle.

Habla y habla y yo la escucho; me gustaría consolarla pero ¿como? si es algo que no tiene consuelo.

A partir de ahora su proyecto de vida será otro, en solitario, el conjunto ya terminó. No forma parte de la vida de nadie y nadie forma parte de su vida, porque sus hijos tienen que vivir la suya y hay que dejarlos, aunque ellos se resistan porque la quieren, volar a su aire.

¿Cómo va nadie a vivir como ella las alegrías, las preocupaciones, el orgullo y la pena de todo lo que les ocurra a sus hijos y nietos? Se ha quedado sin la única persona que podía hacerlo, porque también eran sus hijos, y los hijos de sus hijos.

En todos los acontecimientos, buenos o malos siempre estará su falta. Se ha quedado sola.

LLora y yo, que no soy nada dada a confidencias, le digo:

.- Como adultos que somos, da casi vergüenza decirlo, pero yo tengo la sensación , SE, que el me acompaña y me ayuda, ¡ fíjate, que a veces creo que hasta me mete dinero en el banco!.
 
Me sonríe con complicidad, no soy la única chiflada.


.







12 comentarios:

Gabriela dijo...

Lamentablemente, no es el único caso. Hay personas que enviudan muy jóvenes y nunca se vuelven a casar. Y están quienes nunca se casaron y envejecieron solos.
Si bien lo que tu clienta está pasando es muy triste, por lo menos tiene buenos recuerdos en su haber (los malos no cuentan).

Josefa dijo...

Pobre mujer. Me ha emocionado.

Me preguntas en tu comentario dejado en el blog de josefa. Por el concurso. Pues hasta el día 17 de diciembre no nos comunicarán el resultado.
Han ampliado las votaciones hasta el día nueve. Se ve que nos quieren tener entretenidos@.
Un abrazo.

Luisa dijo...

Joerrrrr Yo hice un comentario a esta entrada....

Lo dicho. Que esa soledad es implacable y no sólo la padecen las viudas, tristemente.

Pero el lado positivo es que aún no teniendo consuelo, la buena mujer de Dios se desahoga contigo y tú le robas una sonrisa. Eso está muy bien.

Cuánta necesidad tenemos las criaturas en un momento dado de ser escuchadas.

De paso, le habrás vendido algún décimo¿no?

Besos, muchos, a porrillo

Fernando dijo...

Bendita locura, María Jesús.

Es el momento de acordarse de esos amigos y de esos hermanos a los que quizá uno ha tenido algo abandonados durante años.

Pero sí: es un cambio radical en la vida, Dios ha de ayudar a salir adelante.

Luisa dijo...

El texto justificado es de nota. Un diez.

Pero...¿y la foto? ¿¿No podemos cuadrar la fotito??

Si es que tu mucho decir pero...

Besos, muchos

Luisa dijo...

Por no hablar de cadencia...

PEPE LASALA dijo...

Pues es genial la forma en la que la has consolado María Jesús, sacarle esa sonrisa vale millones. Eres grande amiga. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.
@Pepe_Lasala

María jesus dijo...

Si Gabriela, estar sólo es triste, y no se si es más triste haber tenido y haber perdido o no haber tenido nunca.

María jesus dijo...

Pues seguiremos votando Josefa

María jesus dijo...

¡Ay Luisa, Luisa ! por la calle de la amargura me traes.

María jesus dijo...

Si Fernando, si no es por la ayuda de Dios sería muy difícil seguir adelante

María jesus dijo...

Gracias por tu comentario Pepe. Feliz fin de semana a ti tambien