jueves, 24 de octubre de 2013

Hay que tener 19 años

 
Vive mi hija en Granada en una urbanización con tres edificios que dan a un parque privado. Tiene un vecino que vive solo con su perro, en principio una persona amable y cordial, que empezó a ponerse rara; dejó de saludar, puso carteles por la urbanización diciendo " enhorabuena, pasamos al nivel dos", le dijo al portero " te debo una cerveza" y le tiró una botella de litro desde el cuarto piso, etc.

La cosa fue a más y el martes pasado le pegó una paliza al portero; el jueves por la noche, a las tres de la mañana, incendió unos neumático en el garaje, que incendiaron un coche, que explotó, debajo justo de la casa de mi hija. Cuenta, que le cama se le levantó e inmediatamente se le llenó la casa de humo. Tal como estaban, cogió a los cuatro niños y se fue a la calle, allí llamó al 112 y a todos los telefonillos avisando a los vecinos del incendio.

Tiene unos vecinos que son doce hermanos, la chica de 19 años cogió el telefonillo, oyó a mi hija histérica y fue corriendo al cuarto de su hermana y le dijo "¡¡¡ ponte guapa que vienen los bomberos!!!".

Hay que tener 19 años siempre. Sobre todo en las crisis-

.

11 comentarios:

Gabriela dijo...

Más allá de la graciosa anécdota, ¿cómo quedó la casa de tu hija? Espero que ella y los niños estén bien.

Altea dijo...

¡Ja, ja, ja! ¡Totalmente de acuerdo! Los mayores deberíamos tomar nota.

yeste lima dijo...

A esa edad, hay que estar preparada para cualquier evento y a cualquier hora aunque sea intespestiva, jaja.

Besos

maria jesus dijo...

Se llevaron un susto tremendo pero están bien, gracias Gabriela, la casa hecha un asco, le tuvieron que meter unos ventiladores para sacarle el humo y no quieras pensar como se puso todo de pavesas

maria jesus dijo...

Esa niña es un puntazo, Altea

maria jesus dijo...

Si yeste, sigue a rajatabla eso de que hay que llevar siempre puestas las espuelas porque nunca sabes donde vas a encontrar el caballo

AleMamá dijo...

Qué tremenda cosa, M. Jesús, más allá de la anécdota.
¿Qué van a hacer con ese loco suelto en el vecindario? A veces, por inimputable los dejan ahí mismo haciendo de las suyas.

Besos y que no pase a mayores...peores, porque lo sucedido ya es mayor.

Militos dijo...

No sé como se me ha pasado este post con tu sello de identidad guasona, eres genial.

Todavía hay que dar gracias porque pudo ser peor.
Me alegro de que tu hija y los niños estén bien.

besos, guapa.

Luisa dijo...

jajajaja la chica de 19 nota de 10 :)

Me alegro de que todo haya quedado en un tremendo susto aunque indudablemente el problema está ahí y desgraciadamente la solución no es fácil.

Dale un besazo a tu hija de mi parte y otro para ti.

PEPE LASALA dijo...

Espero que no pasase nada María Jesús. Eso sí, el final no me lo esperaba... juventud divino tesoro. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

Mori dijo...

Muy buena la anécdota