martes, 22 de febrero de 2011

23 de Febrero

Hace treinta años yo era muy joven, tenía cinco hijos y esperaba el sexto, estabamos viviendo una época bastante angustiosa, políticamente hablando; ese día llegué a casa con los niños a las seis de la tarde, al rato me llamó mi marido por teléfono:

.-Parece que está ocurriendo algo en el Congreso de los Diputados, ha llamado la hija de X que trabaja allí, no os movais de casa que yo voy en cuanto termine.

Metí a los niños en el cuarto de estar con la muchacha, que me lo dejó muy claro:
.-Señora, como se líe, yo me voy al pueblo con mi madre, ustedes pueden venirse tambien si quieren.

"Obedeciendo a mi marido", me fuí a la calle y arrasé en el supermercado y en la farmacia con los potitos, quedamos perfectamente preparados para un asedio.

Vino mi marido y nos instalamos frente al televisor, haciendo mil cábalas, yo puse una cinta en el video y lo preparé, grabé todo lo que se programó esa noche, una noche larguísima y angustiosa, conociamos personalmente a muchos protagonistas de uno y otro lado.

Hoy se dicen y se escriben muchas cosas, se cuelgan medallas, pero a mí no me van a engañar, yo lo viví, se como fué y lo que hizo cada uno.

La autentica verdad de aquello se ha diluído, ni los propios protagonistas, los que quedan, deben saberla entera, nunca se sabrá.


.

10 comentarios:

AleMamá dijo...

Te entiendo muy bien, creo. Yo viví lo de la llegada del gobierno militar en persona, a los 23 años, mientras esperaba a mi segunda hija.

Hoy opinan los que se demoraron décadas en nacer, y algunos protagonistas de esos hechos han ido cambiando su versión hasta los 180 grados de diferencia.

A mi no me cuentan cuentos de lo que vi, oí y sufrí.

No sé si me salí de tema, pero me hiciste recordar muchas cosas.

Gabriela dijo...

A pesar de que el Perú está lejos de España y de que en esos días yo estaba aún en primaria (aunque de vacaciones de verano), recuerdo el 23 F como algo borroso.
Acá hemos tenido días como ese también. Qué fácil se cuenta a la luz del tiempo transcurrido, pero la incertidumbre del momento es algo terrible.

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

¸.•´¸.•*´¨)¸•*¨)۞♥
(¸.•´ (¸.•` ¤…
♥´¨)
۞۞
۞

Me acerque a leerte y te dejo mi cariño

Angelo dijo...

Yo estaba a punto de irme a la mili. Cuando llegué al cuartel resultó que era el primero que apuntaron con tanques. Era el de televisión española. Casi me pilla allí. tuve compañeros que lo vivieron con miedo.Y todo mi año de mili lo vivimos en tensión.
Un abrazo

Fernando dijo...

Jamás sabremos la verdad, toda la verdad, igual que con el 11 de marzo, igual que con tantas cosas. Nos dan una narración tranquilzadora, donde todo cuadra, pero siempre quedará una parte en sombras, siempre hay gente importante implicada y que no conviene que se sepa.

30 años es nada, que diría Gardel.

YO MISMO dijo...

Al final cada un@ cuenta la historia como mejor les viene, lo que sé es como en las peliculas de indios, llegó la Caballeria con el muchachito al frente y los buenos derrotaron a los malos.
Despues no nos olvidamos de aquellos dias tan tensos.
Un saludo para tod@s desde Ceuta.

Lola dijo...

En Argentina pasa algo similar con el golpe militar del 76... no puedo hablar porque yo nací ese año, dos meses después, pero precisamente como decís, viéndolo desde afuera uno no puede terminar de hacerse a la idea porque hay mucha versión contrapuesta.
Al margen, hablando de dictaduras, nos la pasamos treinta o más años hablando de lo malo que fue la dictadura, y resulta que muchos recién nos terminamos de dar cuenta la cantidad de pueblos oprimidos que quedaban (y aún quedan, lo que es más triste).
Besos

RHA dijo...

yo tenia 20 años,estaba esa tarde en la universidad de Valencia, y tambien pasé miedo.El camino de regreso a casa fue detras de los tanques que salieron a las calles de esta ciudad. En un momento dado quisimos bajar del coche para enterarnos de lo que estaba pasando, recuerdo como si fuera hoy a un policia nacional diciendome:"por favor señorita vuelva al coche, el ejército se ha vuelto loco."

¡ que 30 años no es nada!!!!!

almena dijo...

ufff creo que todos podemos recordar con todo detalle lo que estábamos haciendo en aquellos precisos momentos...

un beso!

Luis y Mª Jesús dijo...

Ese día yo estaba hundida. Me había retirado el día anterior del exámen de registros y tenía problemas en casa. No quise enterarme de casi nada.
Tiempo después, a través de amigos que vivieron los hechos muy de cerca, he conocido un poquito de la verdad y he repetado e incluso admirado la honestidad y valentía de los que sufrieron el desprecio por obedecer a sus superiores y se fieles a sus principios.

Rezaremos el Rosario entero porque este pais encuentre un buen guía.

Hasta ahora rezábamos sólo un Ave María al final del Rosario por las necesidades del Estado. Un día uno de los pequeños que dirigía esta parte se equivocó y mezcló con las intenciones del Papa y dijo : "por las intenciones del Estado", no pude evitar un medio grito: "no, por las intenciones del Estado no, rezamos por sus necesidades". Hay una gran diferencia ¿verdad?.
Un abrazo