martes, 25 de enero de 2011

Frase del año y lección


"Nunca discutas con un imbécil, te hará descender a su nivel y allí te ganará por experiencia."

Lección


Para todos aquellos que tienen clientes bordes, es una pena que no se pueda decir esto muchas veces:

A esta empleada de atencion al cliente de Virgin Airlines en Sydney, se le tenia que haber dado un premio hace unos meses por ser tan lista y a la vez decir las cosas claras con un cliente que probablemente tendria que haber viajado en la bodega con equipaje.



Un abarrotado vuelo de Virgin fue cancelado cuando el avion 767 de la compañía fue retirado por cuestiones de seguridad. Solo una empleada de atencion al cliente estaba intentando encontrar vuelos alternativos para todos los pasajeros.

De repente, uno de ellos, muy cabreado, se saltó la cola para ponerse delante del mostrador. Con un golpe, depositó su billete en el mostrador y dijo: "Tengo que salir en el primer vuelo y tengo que ir en Primera"

La empleada le contestó: "Lo siento mucho, señor. Estaré encantada de ayudarle, pero antes tengo que atender a estos pasajeros, que estaban antes que usted. Estoy segura que lo solucionaremos"

El pasajero todavía más cabreado le gritó: "¿Sabe usted quien soy?"

A lo que la empleada, sin pensárselo, cogió el micrófono de megafonía y anunció: "Atención por favor", (su voz se escuchó por toda la terminal), tenemos un pasajero en el mostrador numero 14 que no sabe quién es. Si alguien lo sabe, y quiere ayudarle, por favor preséntese en el mostrador 14. Gracias."

Los demás pasajeros que había detrás de él se partian de la risa. El hombre borde miró a la empleada y le dijo: "Anda y que te jodan" A lo que ella le contestó: "Lo siento señor, pero para eso también hay que hacer cola"


( Me lo enviaron por email y me han encantado)

15 comentarios:

Fran dijo...

¡Qué divertido! ¡Me he reído un montón!

mar dijo...

Con que educación le dió una buena lección ha ese "caballero"
jajajaj, muy bueno

Militos dijo...

Me encantó, Mª Jesús, y la frase es genial, supongo que tendrás muchas ocasiones de ponerla en práctica, te aplaudo.
Un beso grande

♥♥♥ M @ r Y ♥♥♥ dijo...

♥´¨)
¸.-´¸.-♥´¨) ¸.-♥¨)
(¸.-´ (¸.-` ♥♥´¨) ♥.-´¯`-.- ♥


Sera cuestion de ponerlo en practica jajaj Cariños

♥´¨)
¸.-´¸.-♥´¨) ¸.-♥¨)
(¸.-´ (¸.-` ♥♥´¨) ♥.-´¯`-.- ♥

AleMamá dijo...

¡Excelente! ojalá uno pudiera reaccionar así en una circunstancia similar.
Besos

Luis y Mª Jesús dijo...

¡Es buenísimo!.
Has conseguido hacerme reir a las 5 de la mañana, a pesar de estar agotada y con un acceso de tos.
Gracias!!!!

Fernando dijo...

La anécdota es muy buena, María Jesús, pero seguro que en España no habría podido ocurrir: el viajero habría montado en cólera, hubiera pedido hablar con el jefe o el libro de reclamaciones.

Una vez me pasó algo similar, en la cola de Hacienda: la funcionaria, muy amable, ayudaba a rellenar el impreso a un señor. Otro que iba detrás se enfadó, le dijo que tenía prisa para presentar una declaración, ella le hizo acercarse, vio lo que traía, le dijo que ese formulario no valía ya y se negó a aceptarlo, tenía que hacer uno nuevo.

Javier Martinez V. dijo...

Muerto de la risa tengo que decirte que esta exelente la historia... Super buena.

Recibe un gran abrazo.

MIC dijo...

Ja,ja, muchas gracias!!! Me he reido a carcajadas. Claro que el aperitivo del video que tienes en la cabecera ya me había predispuesto.
Un beso

Miriam dijo...

ja ja ja ... es genial
gracias por las risas
Ah y la frase inicial también tiene su miga, Me la apunto para los momentos de " no estalles, espera, no explotes y aguanta un poquito más"

YO MISMO dijo...

M A, gracias por hacernos participe de esta anecdota, estoy seguro que mas de uno y de una habrán tomado nota para esos "clientillos", que de vez en cuando aparecen.
Un saludo desde Ceuta.

Desire dijo...

Maria excelente historia, buenisima la actitud y descision de la funcionaria..ojala hubieran mas como ella...volvi despues de mucho tiempo me encanto tu video!

Nodisparenalpianista dijo...

Jeje, poca leña le dio al cliente antipático.

icue dijo...

Siempre aciertas con tus comentarios alegres y optimistas
Un abrazo

Hilda dijo...

yo había leído una anécdota similar en Selecciones del Reader Digest, no sé si alguien realmente lo vivió pero es buenísimo. Hay mucha gente que quiere imponer las cosas pero hay otras tantas que saben como esquivarlos.

Saludos. Hilda