martes, 27 de octubre de 2009

Hijos


Después de un paréntesis, en el que no he escrito en el blog pero os he visitado diariamente a todos, pensaba retomar hablando de los hijos......., los hijos..., esa cosa tan carísima y que uno quiere tanto.
.
El padre de un amigo de mi hijo, dice que los hijos no dan ni una sola alegría, solo quitan problemas; que se dejan de hacer pis en la cama, un problema menos..., que terminan la carrera, otro problema menos, etc etc.
.
Acabo de enterarme de las calificaciones de la preevaluación de mi adolescente y no puedo hablar de los hijos, no sería objetiva

11 comentarios:

misideascotidianas dijo...

Te veo necesitada de ánimos.
No puedo creer que un adolescente te de problemas...qué raro.
¿Y solo en los estudios?
Yo que tú descorchaba una botellita de cava, mujer...
Volveré.
Besos
Luisa

AleMamá dijo...

Jeje, María Jesús....yo tengo un adolescente "espeso" por estos días. ¿Cúando se le irá a quitar para sacarme ese peso de encima? la pesadez, digo, que a mi hijo lo quiero pesado y todo .

Arriba los corazones y que bueno que hayas regresado al blog.
Besos

ARCENDO dijo...

Animo y adelante, de una manera u otra, todos estamos pasando por ese trance. Nada que no lo arregle, el ejemplo, el consejo y unas buenas rezaditas. A la larga, la semilla fructifica, ni lo dudes.
SALUDITOS.

Fran dijo...

Mis entrañables niños están pasando a la adolescencia. Solo hice que empezar y me di cuenta: no hay caso. Es cuestión de la química y no hemos encontrado el antídoto.

maria jesus dijo...

Queridos Luisa, Alemama, Arcendo y Fran, si que son plastas, si, yo los suelo llevar con paciencia,pero la cuestión estudios me enciende, no son conscientes de que se trata de su futuro, que nosotros ya sabemos que vamos a ser de mayores

Edurne Beltrán dijo...

Hola!
Encantada también de conocerte :)
Sé bienvenida a mi blog cuando quieras.
Prometo leerme todo tu blog en cuanto tenga tiempo para ello.
Te añado a mis blogs, un saludo!

Laurita dijo...

Jeje, yo también estoy de preevaluaciones, Maria Jesús, y te aseguro que es para llorar....

Ah, y por cierto, bienvenida de nuevo, se te echaba de menos.

Muchos besos

Militos dijo...

jajaja... María Jesús, con los hijos ya pasé, gracias a Dios, esa etapa y si seré mala que me regocijo viendo como lo están pasando algunos de ellos con los suyos. Lo malo es que el adolescente-nieto que tengo a mi cargo que es un angelito no sólo de nombre, en estudios cero zapatero, como dice Esperanza Aguirre.

No te preocupes que esto también pasará.
Es reconfortante verte por tu blog.
Besitos

INÉS dijo...

La adolescencia...es una enfermedad que los padres debemos pasar y que se repite con cada uno de los hijos.
A mí ¡que me den el mismo número de gripes A o B o C !yo creo que agotan menos...
Bienvenida al club...

Luis y Mª Jesús dijo...

Si todavía tiene la disculpa de la adolescencia, vale. A mi quien me tiene frita es el que cumplió este mes 21, y ¡ya le vale de adolescencia!. Fue a matricularse en ICAI de las que le habían quedado del curso pasado y quería matricularse de más pero la secretaria que ya le conoce le dijo que ni hablar y que la tenían que pagar mas por la lata que le daba. Es buen chico pero... ¿crecerá?
Besos

Benita Pérez-Pardo dijo...

"esa cosa carísima que uno quiere tanto" - además de verdad!